Asesoramiento sexológico

El asesoramiento sexológico ayuda en la comprensión de las ideas, conceptos y nociones básicas del hecho sexual humano: sexo, sexuación, sexualidad, erótica, amatoria, pareja….

Conocerse en cuanto a persona sexuada, aceptarse y tener una vivencia positiva de la propia identidad sexual (con sus modos, matices y peculiaridades) y saber expresar nuestra erótica de manera satisfactoria es el objeto de la consulta sexológica.

Puede llevarse a cabo en formato individual, de pareja, grupal, dirigido a asociaciones, a profesionales, a padres…

Se asesora e informa habitualmente en torno a cuestiones relacionadas con las identidades, las orientaciones del deseo y las peculiaridades eróticas y pretende ayudar a quien consulta a entenderlas y poderlas gestionar adecuadamente.

En el espacio de la consulta se pretende facilitar la comprensión de la particular forma de ser sujetos sexuados y la gestión de las dificultades comunes que afectan a una persona o pareja.

La diversidad es una riqueza, y en la interacción una posibilidad para los desajustes o desencuentros. Por ello la terapia de pareja pretende un acercamiento comprensivo del “ser” pareja. Pareja como hecho relacional. La terapia de pareja propone una intervención en las dificultades relacionadas con los sexos, como condición; la sexualidad como cualidad y la erótica como la vivencia subjetiva.

La convivencia sexuada de los sujetos es lo que estos desean y sobre lo cual organizan sus principales relaciones. El objeto de trabajo por tanto de la terapia de pareja es ese tercero que no es ni tú ni yo, sino la relación sinérgica, que pretende ser más que la suma de dos y que tiene su propia identidad y funcionamiento.

La amatoria es el arte de amar, es la sinergia que se da entre los amantes que se buscan y se desean. La amatoria nos habla de los encuentros y de la forma de entender esos encuentros entre los sexos, es esta también objeto de la terapia sexológica.

Se atienden habitualmente las dificultades surgidas en las identidades, en la gestión de los deseos y sus orientaciones, los desajustes en las atracciones y los gustos, las excitaciones, las erecciones, las sensaciones orgásmicas, las eyaculaciones, los disfrutes, los placeres, los dolores, las inapetencias, los ritmos, la comunicación, los celos, las separaciones y todos aquellos cambios vitales propios de las biografías de parejas como la concepción o sus imposibilidades asociadas, la crianza, los abandonos y las separaciones.